viernes, 24 de mayo de 2019

Injusticias laborales

Desde que notifique a mi empresa que estaba embarazada, he sentido por parte de mi jefa que me ha "castigado", o así me siento yo desde entonces.

Yo siempre he estado bien en mi trabajo, no es el mejor trabajo del mundo, pero es cómodo, me llevo bien con mis compañeras, y respetan los horarios de salida, algo que no se puede decir de muchos trabajos.

Pero el que yo dijera que estaba embarazada, hizo que la cabeza de mi jefa estallara. ¿Porque? Muy sencillo, yo siempre estaba dispuesta a ayudar, yo cubría a quien estaba mala, hacía dobles turnos porque no quedaba otra, esas horas siempre se me devolvían y mi jefa que ahorraba tener un problema porque no tenía gente.
Ahora ya no estaba en su ecuación y tenía un problema. Hubo una reunión y soltó esta perla:
"Desde que vuestra compañera notificó a la empresa estaba embarazada mi salud se ha resentido" CÓMO SI MI HIJO FUESE UNA DESGRACIA!😠


Cuando volví, nuestra relación fue tensa porque yo ya no la tenía el mismo aprecio que antes, obviamente.
Pero parecía que volvíamos a estar medio bien hasta que le he pedido, como el reto de mis compañeras poder salir pronto un viernes alterno, a lo que me contestó que no, al tener reducción de maternidad no podía. Y mi otra compañera que tiene reducción por estudios? Ahí, calló porque a ella la tiene miedo y no la va a negar nada.

Así que cada viernes, tengo que cubrir a todo el mundo la gente tiene su finde largo y yo hago su trabajo.

Me siento tan poco valorada.... Jamás culparé a mi hijo de mi situación laboral ya que él junto con mi marido son los únicos que alegran mis días, pero es tan injusto que no te valoren y tan triste....

El único consuelo que me queda es saber, que el resto de mis compañeras me valoran y me quieren, y en cuánto tienen a mi jefa delante, gente de otros departamentos le dicen lo válida que soy.

Este post ha servido para que este viernes me sienta un poco más comprendida y menos enfadada.


viernes, 10 de mayo de 2019

Que cambiaría si volviera a ser madre


En el post anterior te contaba lo que la maternidad me ha enseñado, pero echando la vista atrás he visto que si hubiera cambiado cosas sabiendo lo que ahora se me habría ido mucho mejor. Así que si vas  a ser madre reciente, quédate quizá estos consejos puedan mejorar tu vida.

1. El parto. El más importante de todos es si tienes decidido que quieres un parto con epidural NO AGUANTES yo lo hice porque me dijeron que era mejor, porque se dilata más lento y cuánto más tarde te la pongan, mejor. Pues no, a mi me la pusieron como a las 2 de la tarde y si no hubiera tenido que empujar tanto, a las 8 de la tarde  habría nacido mi hijo. No hay necesidad, bajo mi punto de vista, de aguantar el dolor. Si puedes pasarlo sin dolor, ¿por qué pasarlo mal?

2. La lactancia.  La leche de fórmula no es mala, está claro que la leche materna es lo mejor que hay, pero dar el pecho llorando de dolor y que tu hijo se quede con hambre y no gane peso no es la mejor manera de alimentarlo, ¿no? No eres peor madre por dar un biberón eres buena madre por alimentar a tu hijo, da igual la manera que sea. No hay que obsesionarse con la lactancia, quizá en mi caso debería haber ido a una asesora, pero no tenía energía ni me encontraba bien para volver a escuchar lo mal que lo estaba haciendo porque mi hijo no se alimentaba. Si volviera atrás, habría hecho lactancia mixta desde el inicio, quizá así habría podido continuar con la lactancia materna más tiempo.


3. Consejos. En lugar de rebatir lo que me decía la gente mayor, tendría que haber contestado más desde el principio o haber dicho que si con la cabeza y haber hecho lo que me diera la gana. Tuve que estuchar todo tipo de chorradas que tuve que rebatir una y otra vez hasta cansarme. La primera vez que contesté me dejaron en paz (seguramente por borde) pero me dió lo mismo.  Tendría que haber pasado más y haber contestado más.

4. Pedir ayuda. La gente no es adivina y no sabe que les necesitas, tendía que haber pedido ayuda desde el inicio porque me sentía super pedida y sola en muchas ocasiones. La gente no venía por no molestar y yo estaba muy triste porque nadie me ayudaba. A raíz de pedirlo vienen y sin problema.

Y la última y más importante

5. Eres una gran madre. Sólo mi pareja y una amiga me lo han dicho, pero siempre quieres hacerlo mejor, y te pones unos niveles de autoexigencia imposibles de cumplir. A mis amigas embarazadas se lo dijo. YA ERES UNA GRAN MADRE y eso es algo que no nos decimos tanto, y deberíamos.


viernes, 26 de abril de 2019

¿Qué he aprendido desde que soy madre?

Ya casi ha hecho un año desde que B nació, he aprendido tanto de la maternidad y de la crianza que quiero compartirlo contigo.


Lo primero que aprendí es a dar valor a lo importante y a lo que no. Por ejemplo: LIMPIAR siempre me ha obsesionado que mi casa esté limpia y recogida, pero cuando B nació, fue practicamente imposible encargarnos del bebé y limpiar, recoger, cocinar... etc. Por lo que tuvimos que además de pedir ayuda a los abuelos, organizarnos. Ahora no es la casa más limpia del mundo, pero siempre está recogida (o eso intentamos)


Después he descubierto quienes son mis verdaderos amigos, ya hace tiempo por un problema que tuve, reduje bastante mi círculo de amigos, pero la maternidad ha hecho que se reduzca por un lado y se amplíe por otro.
He encontrado un grupo de madres que me apoya, me entiende y me escucha, y para mi eso ha sido tan alentador!!! Los primeros meses las tuve ahí siempre que las necesité.
Sin embargo, las amigas sin hijos han reducido sus visitas y quedadas dando por hecho que yo me tenía que adaptar a ellas y no ellas a mi ya que ahora no soy una, somos dos, y puedo llegar media hora tarde porque me pille en medio de la toma, vomite cuando hemos salido, no pueda salir por la noche... etc. Sinceramente, si no te gusta mi bebé no te gusto yo.

Un niño es la excusa perfecta para librarte de marrones, ¿está feo que lo diga? Sí, ¿es verdad? Claro!! Si no quieres ir a una comida, cena, evento o no te apetece ir a ver a la tía Flora este fin de semana, con decir:
-El niño no ha dormido.
-Hemos pasado mala noche... quedamos otro día porque está que no para de llorar.
- Vives en un tercero sin ascensor y con el carro no puedo subir a tu casa.

Que casi siempre ha sido verdad, pero de vez en cuando, una mentirijilla.....

Aceptar siempre ayuda, antes eran de las que podían con todo, pero ahora cuando no puedo, pido ayuda, o si me la ofrecen digo que si, al igual que digo que si a un taper de comida.

El tiempo para una misma es importante, al final entre la casa, el niño y el trabajo, no nos da tiempo a cuidarnos nosotras mismas, y si no te cuidas tú, ¿quién lo hará?
Una vez a la semana durante hora y media salgo de casa a hacer deporte, Yoga concretamente, y me viene bien para mi cuerpo y mi mente. Hace que en los momentos de estrés esté más serena y pueda pensar.

Espero que te sirvan mis consejos. Gracias por leerme 😊😊😊

viernes, 5 de abril de 2019

El método KonMari cuando tienes un bebé


A mi leer la "Magia del Orden" De Mari Kondo me cambió la forma de ver las cosas, según me iba leyendo el libro iba haciendo lo que decía y me ayudó a desprenderme de 16 bolsas de ropa y cosas que no me servían y las tenía ahí "por si acaso"

Si no la conoces, Mari Kondo es una gurú del orden, que con su método te enseña como descartar las cosas que son necesarias o no para ti. Si las tocas y te dan felicidad te las quedas, y sino las tiras. Parece una chorrada pero para mi fue crucial a la hora de tirar cosas y quedarme con lo esencial.

Cómo todos los libros de autoayuda, te quedas con lo que te interesa, y cuando habla de tirar libros y fotos, pues no. Los libros no se tiran, tienen muchas vidas y se pueden regalar o donar, y las fotos son recuerdos bonitos que me niego a tirar.

Cuando llega un bebé pone tu vida patas arriba, y no te da para limpiar y recoger, por lo que cuantas menos cosas tengas menos tendrás que recoger!!


Aquí te doy algunos de mis truquis para tener la casa recogida:

1. Doblar la ropa estilo Konmari. Yo es algo que hago mecánico, doblo camisetas, pantalones y bodys igual. Por lo que en un cajón (de mueble de ikea) Me pueden caber 50 prendas de bebé. Por lo que me parece importante ya que te ahorra muchísimo espacio, además ves de una vez todo lo que tienes y crea mucha armonía si lo ordenas por colores. La clave es que una vez lo dobles se quede de pie.
Aquí te dejo un vídeo sobre como dobla ella.



2. Tener una caja vacía en el armario. Los bebés crecen rapidísimo, por lo que siempre tengo una caja de cartón grande en la que voy metiendo lo que se le queda pequeño, así se siempre lo que le va quedando pequeño y cuando está llena, al trastero. Poniendo fuera la edad a la que equivale y la temporada.

3. Los juguetes siempre deben tener un sitio. Parece una chorrada pero no lo es, si algo no tiene un sitio concreto siempre estará dando vueltas por casa. Yo tengo una caja muy grande con juguetes y otra pequeña con los que usa a diario y los voy cambiando, así no se aburre siempre con los mismos.


4. Todos las cosas que sean plegables, pliégalas. La bañera de B, la hamaca y la trona son plegables, y cuando no las uso, las pliego y las guardo en un rincón. Así da más sensación de recogido. Y si hay juguetes encajables igual, se recoge muy rápido y es mas sencillo de usar.

5. Los juguetes de la bañera en una rejilla. Me compré la típica bolsa de rejilla para cuando acabe el baño, meterlos todos ahí y que escurran (incluida la esponja) y así siempre tengo los juguetes localizados. Termina el baño, los guardo, vacío la bañera, la priego. Baño recogido!!!


Y estos son mis trucos tipo Konmari con mi hijo para que mi casa no parezca siempre que acaba de explotar (aunque a veces si lo parece cuando la vida no me da)😝

viernes, 15 de marzo de 2019

La dentición de los bebés


No tuve tiempo de preocuparme por la edad a la que le salieron los dientes a mi hijo, ya que cuando acababa de cumplir los 5 meses le estaba saliendo su primer diente, y con 7 meses ya tenía los dos incisivos superiores. Al mes le salió el inferior y los superiores laterales 2 semanas después.
Total, que con 10 meses que tiene ahora, tiene 6 dientes y otro más saliendo.

Este es el cuadro más o menos genérico de los dientes, aunque te puede pasar como a mío que le salgan super pronto o que con 15 meses no tenga ninguno! 😲

No te preocupes, como leerás y te dirán en todos los lados, cada niño tiene un ritmo, y te aseguro que cuanto más tardemejor, porque mejor dormirás!!

Aunque dicen que los dientes no duelen, a partir de que le salió el primero a B, las noches fueron la muerte, y mi niño en concreto he sabido que le salían los dientes porque veía todo esto en él:

1. Se le irrita el culito: Se le pone muy muy rojo y con granitos. Con la pomada se le pasa.

2. Hace la caca muy suelta y abundante.

3. No duerme bien y se despierta llorando sin consuelo.

4. Muerde todo

5. Rechaza la comida sólida y solo quiere biberón, ya que mi hijo no usa chupete.

6. Solo un par de veces le salió como una erupción en la cara pero le duró unos días.

Y siempre en ese orden, por lo que en cuanto le veía el culito irritado, sabía que un diente venía en camino.

Para calmar ese dolor yo usé varios métodos:

- Cuando se ponía como un niño poseído (generalmente de madrugada y llorando sin consuelo) le daba apiretal, e ipso facto se calmaba, solo lo hice en dos ocasiones porque tampoco quise abusar.
De vez en cuando le daba un masaje con el dedo en las encías (antes de que tuviera dientes, que después muerde y muy fuerte!)

-Mordedores fríos. Era lo que más le consolaba, como no usa chupete el mordedor le calmaba mucho y jugaba entretenido con él. Tarda poco en enfríarse porque al meterlo en la nevera es rápido.

-Cogerle en brazos. Dicen que es el mejor consuelo, los brazos y el cariño hacen mucho, y si cuando le salgan es verano y haces piel con piel se calman enseguida.

Ármate de paciencia, porque si aún no lo has pasado ésta época es dura!

viernes, 8 de marzo de 2019

Matronatación

Si hay algo que tenía claro que quería hacer con mi hijo/a cuando lo tuviera era natación desde muy muy pequeño.
¿Porque? Sencillo, porque yo no se nadar. Aprendí muy a trancas y barrancas y me defiendo en el agua, pero no me puede llegar más arriba del pecho porque me agobio, y siempre tengo que hacer pie. Buceo bastante bien, pero el agua es algo a lo que tengo "miedorespeto" y no quería que mi hijo pasara por eso nunca, además de leer en verano casos de niños que se caen a piscinas y como no saben nadar se ahogan.

Así que cuando cumplió 6 meses, le apunté a matronatación, una vez a la semana 45 minutos y una toma de contacto con el agua.
Desde que le bañábamos recién nacido a B le flipa el agua, y desde que se sienta la tarea es más sencilla, por eso sabía que la piscina le iba a encantar, quitando cuando hay que meter la cabeza debajo del agua (se asusta y llora un poquito) se tira la clase cantando, riendo y haciendo soniditos. Y para mi ese momento él y yo es súper especial.

Además de todo esto, si estás pensando apuntar a tu hijo a este tipo de actividades te cuento porque es bueno:

-Pierden el miedo al agua. La gran mayoría de las personas lo hacen para que la niña o el niño pierda el miedo al agua, y después de 9 meses en el vientre materno están perfectamente dotados de reflejos que le hacen más fácil su desarrollo en el agua.



-Favorecen el desarrollo psicomotor. El agua le da una agilidad de movimiento importante, ya que el bebé aún no realiza marcha autónoma ni se desplaza. Por lo que estas actividades favorecen el desarrollo muscular, y en algunos puede hasta adelantar el momento del gateo o de la marcha autónoma. En mi caso, a la segunda clase de matronatación, empezó a reptar y al poco ya estaba gateando (y ahora no hay quien lo pare)

-Fortalecimiento cardirrespiratorio. Realizar ejercicio moviéndose en el agua fortalece el corazón y los pulmones al hacerlos trabajar, aumenta la oxigenación y el traslado de la sangre.
Existen excepciones en bebés con problemas respiratorios o alérgicos que desaconsejan estas actividades.

-Estrechar vínculos con la madre o el padre. Con este tipo de actividades se refuerza la confianza en el padre o la madre que realice la actividad, además de ser un tiempo en el que solo estás tu hijo o hija y tu, sin móviles, sin pantallas, solo vosotros. Por lo que te puedes centrar en tu hijo y nada más.
Los primeros días es primordial ya que al ser algo nuevo, los bebés pueden tener miedo, pero estando su padre o madre se sentirán más seguros
Fortaleciendo ese vínculo, fortaleces el autoestima del bebé.


Así que por todas estas cosas, apunté a B a natación y estoy super contenta de haberlo hecho.

Si tu también quieres hacerlo, recuerda que es a partir de los 6 meses antes no se remienda que estén en contacto con aguas tratadas de piscinas.

viernes, 15 de febrero de 2019

Desde que soy madre me siento muy sola


Cuando nacieron los niños de mis familiares más directos, a Marido y a mi que de siempre nos han encantado los niños, íbamos siempre que podíamos a verles, a jugar y a estar con ellos, y muchas veces a ayudar a esos padres superados que no podían hacer cosas, a entretener a los niños jugando mientras ellos cocinaban, limpiaban o colgaban una estantería.

Muchas veces he pillado el baño de esos niños, y me he ofrecido voluntaria a hacerlo yo, porque me hacía ilusión formar parte de ese ritual.

Pensaba que cuando llegara el mío sería igual, le acogerían con la misma ilusión que acogí yo a los suyos.... error.

Si no voy yo a verles, a ellos les da igual que pasen, una, dos tres semanas o un mes, mi hijo es ignorado. Nunca se han ofrecido a ayudarme, ya que muchas mañanas y fines de semana estoy sola.

Me da la sensación de que si no fuera por Marido, B, sólo estaría conmigo los días que yo libro, porque nadie quiere venir a verle, porque nadie se ofrece a ayudarme, porque siempre me siento sola.


Y era algo que siempre me temí, que mi hijo fuera el eterno ignorado, y así ha sido, él de momento no se entera, y cuando ve a esos familiares, como solo es un bebé, se ríe y se pone muy contento al verlos y juega. Pero llegará un momento en el que se sienta como en su día me sentí yo, y pensará: ¿Porqué siempre estoy en último lugar para todo el mundo?

Los que tienen hijos, porque tienen hijos y tienen mucho que hacer, y los que no los tienen, van a otro ritmo de vida en el que sus planes ya no entro yo. Porque no vamos a bares, porque no estamos hasta las tantas de fiesta ( a veces estoy más rato despierta que ellos pero acunando a un bebé).

Cuando alguien se porta bien contigo, se te olvida fácilmente, pero cuando se porta mal se te queda grabado a fuego y eso no se olvida.

Nunca hice nada esperando recibir lo mismo, pero pensaba que el cariño que profesaba a los demás sería recíproco, pero no.

Sin este blog que es mi muro para desahogarme y el twitter no se que habría sido de mi postparto y maternidad.
Junto a un grupo de madres hemos creado #madresenelolvido unete si tú también te sientes sola y buscas tu tribu

Así que simplemente si has leído este post, gracias, gracias por estar ahí e interesarte por mi